Preguntas Poderosas

¿Por que una pregunta puede ser poderosa?

 

Pedro y Ricardo amigos de la infancia se encuentran en la calle después de un tiempo sin verse. Intercambian los saludos de costumbre y Ricardo le cuenta a Pedro un problema que tiene en su trabajo. Este es tan importante que no puede dormir y en todo momento se recrimina su mala suerte… ¿Cómo puede ser que esto le esté ocurriendo a él? ¿Por qué? ¡No es justo después de todo lo que él hizo por la empresa! Pedro escucha con atención cómo Ricardo describe el problema, sus quejas y, tras 20 minutos de monólogo, Pedro lo interrumpe con una pregunta: ¿Cómo quieres solucionar el problema? Ricardo se queda pensativo sin emitir palabra durante un par de minutos. Cuando vuelve a hablar dice: “¡Que buena pregunta!”

Ya en la Antigua Grecia se conocía la importancia de las preguntas y de cómo debían ser formuladas.

“Si se interroga a los seres humanos haciendo bien las preguntas, ellos descubrirán por si mismos la verdad de las cosas”.

Platón

Al formular una pregunta a alguien o a uno mismo, el cerebro trata de encontrar una respuesta. En este proceso, la atención del cerebro está centrada en la tarea de resolver lo planteado. Dependiendo de cómo están formuladas las preguntas, así serán las respuestas que se obtengan. ¿Qué ocurre cuando las preguntas son como las mencionadas a continuación?

¿Por qué me está pasando esto a mí?

¿Yo no merezco esto?

¿Qué es lo que está mal?

¿Qué lo causó?

¿Quién es responsable de ello?

Si bien la mayoría de estos interrogantes pueden ayudar a obtener información válida sobre el problema en sí y describirlo, no dirigen al cerebro hacia la búsqueda de una solución, ya que no están orientadas hacia la acción. Por lo tanto, si el objetivo es resolver el problema, estas preguntas no estarían ayudando a tal fin.

¿Hacia dónde se enfocaría la atención del cerebro si realizamos las siguientes preguntas?

¿Qué es lo que quiero?

¿Cómo puedo conseguirlo?

¿Cuáles son los recursos disponibles?

Estas cuestiones dirigen al cerebro en la búsqueda de soluciones del problema y posibilidades futuras. Este tipo de preguntas pueden influir sobre el modo en que los acontecimientos son interpretados, desafiando los juicios y percepciones. Formular preguntas orientadas hacia la solución ayuda al autoconocimiento y facilita avanzar hacia el final del problema. Ahí reside el poder de las mismas, ya que permiten liberar el potencial de la persona.

Las preguntas poderosas nos ayudan a ser conscientes de los filtros y los mapas, susceptibles de bloquear o distorsionar nuestra experiencia del mundo y su potencial. En esta nueva posición de conciencia ampliada nos librarnos de nuestras limitaciones. El propósito de las preguntas poderosas es ayudar a las personas a enriquecer sus perspectivas, a ampliar sus mapas del mundo y a restablecer la conexión con su experiencia.

El mapa no es el territorio

Alfred Korzybski

 

Ricardo Abel Zamponi

Barcelona, Enero de 2018.-

enero 26, 2018

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *