Los discípulos y el lago

Comparte esta historia

La comunidad de los Daelins se preparaba para llevar a cabo la festividad de la Tierra, una de sus celebraciones más importante. Todos en la tribu se encontraban convulsionados ante la proximidad del evento. Los discípulos de Quinn eran los encargados de organizar los rituales que se llevarían a cabo. Desde su cabaña, el hombre sabio observaba el ir y venir frenético de sus discípulos. Se movían chocándose entre si y con miembros de la tribu, se gritaban los unos a otros y sus caras expresaban ansiedad, nerviosismo y enfado. 

Quinn ante esta situación decidió impartir una enseñanza. Convocó a todos sus alumnos a dar un paseo en bote al atardecer por el lago. El sabio conocedor del lago y sus vientos vio como los rostros de los discípulos expresaban miedo y preocupación ante la creciente furia del lago. Algunos gritaban de miedo, otros suplicaban con lágrimas por volver a tierra. 

Llegado ese momento, Quinn se dirigió a ellos 

¨A pesar de lo embravecida que esta el agua, nuestro bote se hundirá únicamente si dejamos que esta entre en él¨. Dicho esto, dirigió el bote a la orilla, descendió del mismo sin hacer ningún comentario. Muchos de sus discípulos, aún nerviosos, se miraban extrañados por el comentario del hombre sabio. Unos pocos, ya mas tranquilos meditaban sobre las palabras de su maestro.

Reflexión

En esta breve historia vemos como los alumnos de Quinn, inmersos en los preparativos de la festividad, se dejan contagiar por la ansiedad y nerviosismo de la comunidad. El sabio los invita a reflexionar empleando la metáfora del lago embravecido y el bote.

¿Cuantas veces nos contagiamos con lo que ocurre a nuestro alrededor?  

¿Cómo esto afecta nuestro comportamiento?

¿Qué podemos cambiar de lo que sucede? 

¿Cómo alcanzaremos nuestros objetivos si dejamos entrar agua en nuestro bote?

Ricardo Zamponi

Cuento Escogido : El leon temeroso

Comparte esta historia

About the Author: Ricardo Zamponi

COACH PERSONAL Y EJECUTIVO MBTI PRACTITIONER
Coach entusiasta , apasionado por el desarrollo de las personas y la formación de equipos de alto rendimiento.

8 Comments

  1. Responder Alberto

    El haber pasado de la locura, nerviosismo y enfado, al miedo escénico, permitió que algunos alumnos reflexionaran y hasta llegaran a entender que el agua equivaldría a todo ese estado de locura, que a la postre hundiría o arruinaría la Festividadí de la Tierra.

  2. Responder Ana

    Mi padre, siempre pragmático, nos enseñó a llevar en el bote una lata amarrada con una cuerda (para evitar que alguna ráfaga inoportuna la hiciera volar). Hay ocasiones es que no es posible evitar que el agua entre en la embarcación, pero siempre se puede “achicar” con la lata, y llegar a buen puerto. Supongo que no imagina que su sabio consejo no sólo es aplicable a un paseo por el río. O tal vez si….

    • Responder Ricardo Zamponi

      Esa metáfora de achicar el agua no es otra cosa que trabajarnos y tomar consciencia de aquello que debemos sacarnos de dentro y dejar en el camino
      Gracias por tu comentario disparador

  3. Responder Maria Ines Zamponi

    Muy cierto, como afecta a uno determinadas situaciones por el contexto en el cual se encuentra al punto de no poder disfrutar o vivir el momento presente, lo cual no solo lleva aparejado el no disfrute y el sufrimiento sino que seguramente actuar mediante el nerviosismo, enojo no nos hace proceder de la mejor forma que en realidad podemos, debilitando nuestros recursos. Gracias por compartilo.-

  4. Responder Alberto

    Sin duda la ansiedad es muy contagiosa! Qué gran trabajo aprender a gestionarla. Gracias Ricardo!

  5. Responder Teresa H

    Durante estos tiempos de cambio e incertidumbre es crítico mantener un enfoque positivo para encontrar soluciones. Lo más fácil es ser parte del problema y no la solución.

  6. Responder Claudia Sambartolomeo

    muy buena reflexión!!!!tomar con calma los preparativos para los grandes acontecimientos de nuestra vida para no arruinarlos con nerviosismos, enojos,violencias que empañarian nuestra fiesta
    un abrazo

  7. Responder Cecilia

    A mi este articulo me llevo a pensar en el consumismo con el que convivimos en estos tiempos. El tener es tan importante que no paramos a pensar el porque o para que.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.