Miedo

Comparte esta historia

Aquel día me desperté sudado y nervioso, era la tercera vez que me presentaba a rendir esa prueba.  El miedo a no superarla me producía un fuerte dolor de estómago. Llevaba varios días sumido en un estado de desesperación con pensamientos negativos. Me sentía incapaz de aprobarla a pesar del tiempo que llevaba preparándome.

Ya conocía el camino que debería realizar para llegar a donde los otros alumnos y yo debíamos presentarnos. Al igual que las veces anteriores, me dirigí a la Avenida, pero ese día estaba cerrada, por lo que tomé un camino que nunca había transitado. Atento a este, descubrí que existían casas pintadas de diferentes colores, que las flores y árboles adornaban las calles a diferencia de la gran avenida.  Me encontré saboreando cada paso, observando lo que siempre se hallaba allí. Comencé a recordar los días y horas que llevaba preparándome para la prueba y me sentí en paz 

Sin darme cuenta llegué a mi destino, el temor y la exasperación a diferencia de las anteriores ocasiones había aminorado mucho.  Ese nuevo camino me había transformado, si bien era la misma persona, con los mismos conocimientos, fui consciente de todo lo que tenía en mi interior para sobrellevar el desafío.  Superé la prueba!!!!

A veces, los obstáculos en la vida nos hacen cambiar de camino y nos ayudan a redescubrirnos. Nos damos cuenta de lo que somos capaces de hacer y no podemos verlo por el miedo.

Reflexión

 Como vemos en esta pequeña anécdota el desafío de tomar un nuevo camino, me ayudó a redescubrir el potencial que almaceno en mi interior para sobrellevar los obstáculos que me presenta la vida. Tener miedo a fracasar es normal, ya que trata de evitar que nos sintamos mal.  Aceptarlo y manejarlo es nuestro reto para que no domine nuestros comportamientos.

Dialogo interno durante el recorrido del nuevo camino

 ¿ Miedo qué quieres decirme?

 –  No quiero que te expongas a un fracaso

¿ Miedo has observado como me he preparado para que eso no ocurra?

–  Si. ¿Pero si repruebas nuevamente?

Te agradezco tu mensaje Miedo, pero tengo el potencial para superar este desafío.

Ricardo Zamponi

¨Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar¨

Paulo Coelho 

Comparte esta historia

About the Author: Ricardo Zamponi

COACH PERSONAL Y EJECUTIVO MBTI PRACTITIONER
Coach entusiasta , apasionado por el desarrollo de las personas y la formación de equipos de alto rendimiento.

9 Comments

  1. Responder Ana

    El miedo al fracaso se gesta y crece dentro nuestro. Reconocer nuestro potencial es desactivar esa semilla, destrabar el motor que nos paraliza y hacer frente a las consecuencias que, sea cual sea el resultado, serán mejores que la angustia y opresión del miedo. Gracias por otra reflexión, Ricardo!

  2. Responder Ruben Santurian

    Gracias Ricardo, el miedo puede ser paralizador o un motor para poder seguir caminando y ajustando el rumbo.

  3. Responder Gerardo Acuña

    Me identifico con una frase y la digo cuando me preguntan como sobrellevo esta etapa de jubilado: ” viajamos tranquilo y despacio para ver el paisaje”…
    No se disfruta llegar a destino sin haber disfrutado el viaje.

  4. Responder Oscar Correa

    Nuestro mayor enemigo muchas veces es nuestra propia mente y otras veces es el pensamiento inconsciente y erróneo del “no me lo merezco”

  5. Responder Alberto

    El miedo a fracasar es lo que hace imposible alcanzar un sueño, frase que sintetiza todo. Muchísimas gracias Riqui por la reflexión. Un abrazo

  6. Responder Maria

    Bue día. Tener otra mirada puede cambiar nuestra actitud. Que positivo! Gracias por el mensaje.

  7. Responder Carlos

    Hola querido Coach. Me encantó. Comparto y sumo que, ese espíritu que te lleva a cambiar de camino, aún teniendo miedo pero tomando riesgos, moviéndose de lo conocido a lo desconocido, es el espíritu que mueve a los emprendedores. No hay nada peor que quedarse estancado en un lugar. Y si no, mirá lo que le pasó a Bernabé:

    BERNABÉ BRANDSEN
    TENÍA MIEDO DE AHOGARSE.
    POR ESO NUNCA NADABA
    NO REMABA
    NI SE BAÑABA.
    LO ÚNICO QUE HACÍA
    DE NOCHE Y DE DÍA
    ERA QUEDARSE SENTADO
    CON LA PUERTA BIEN CERRADA,
    TEMBLANDO COMO UNA HOJA,
    CON LAS VENTANAS TAPIADAS
    POR SI VENÍA UNA OLA.
    Y TANTO LLORÓ
    QUE EL CUARTO SE INUNDÓ
    Y SE AHOGÓ.

    SHEL SILVERSTEIN(1930 -1999)

  8. Responder Teresa H.

    El miedo efectivamente es normal al presentarse cambios o nuevos desafíos. La oportunidad radica en superarlo como nueva oportunidad de aprendizaje.

  9. Responder María Cecilia

    Gracias por el mensaje Ricardo. Y si, el miedo paraliza. Y cuando tomamos otro camino por circunstancias ajenas a nuestra voluntad, podemos ver lo mismo en forma diferente y ese es el comienzo de la pérdida del miedo. Primer paso para seguí adelante.
    Gran enseñanza!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.