Las Expectativas

Comparte esta historia
Nuestra imagen mental de la realidad nos llena de expectativas

Historia sobre nuestras expectativas

Estaba entusiasmado, había terminado el trabajo que me había pedido mi jefe un día antes de lo estipulado. Él nunca reconoce mi dedicación y empeño, pero esta vez me va a felicitar. Entré en el ascensor de la empresa con una gran sonrisa deseándole buen día a todos los que se encontraban allí. Me dirigí con la carpeta que contenía el trabajo hacia el escritorio de mi jefe, repitiendo mi sonrisa y deseo de buenos días a todos los que se cruzaban en mi camino. Cuando entré en su oficina, él se encontraba leyendo el diario, le dije que traía lo que me había encargado y que había podido terminarlo un día antes de la fecha establecida. Él, sin levantar su mirada del periódico me dijo, déjelo en la bandeja de entrada, después lo miro. En ese momento sentí una puntada en mi estómago, mi garganta se hinchaba, mi cara se ponía roja producto de la furia y frustración que me produjo la situación. Salí de la oficina de mi jefe muy enojado, atropellando a todo lo que se interponía a mi paso. Mi cabeza no dejaba de pensar en la situación, yo hubiera esperado que interrumpiera lo que estaba haciendo para recibirlo, mirarlo, o al menos dárselo en la mano y no dejarlo en una fría bandeja de entrada.

 Mi jefe es injusto, nunca valora mi trabajo, ni siquiera hoy que lo terminé antes de lo esperado.  Me arruinó la semana !!!!!

Si interpretamos la realidad de forma distorsionada, nuestra expectativas no se cumplen

¿Cuantas veces nos encontramos en situaciones similares? Nos enojamos o frustramos debido a que las situaciones no se resuelven de la forma que esperamos. Las expectativas son creencias personales sobre los sucesos que pueden ocurrir o no. Son suposiciones de cara al futuro, anticipaciones basadas en aspectos subjetivos y objetivos. De hecho, las mismas se desarrollan a partir de una compleja combinación de nuestras experiencias, deseos y conocimiento del entorno o de las personas que nos rodean. Son una proyección de la imagen mental que nos creamos de nuestra realidad. Cuanto más distorsionada es nuestra interpretación, mayor será el número de veces que nuestras expectativas no se verán cumplidas. Mediante la reflexión a través de preguntas poderosas podemos cuestionar esa compleja combinación en la que nos basamos para construir nuestras expectativas. Si no somos aún capaces de auto desafiarnos, un coach nos puede ayudar a lograr empoderarnos y alcanzar la autogestión.

Ricardo Zamponi

Cuento Relacionado: El león temeroso

Comparte esta historia

About the Author: Ricardo Zamponi

COACH PERSONAL Y EJECUTIVO MBTI PRACTITIONER
Coach entusiasta , apasionado por el desarrollo de las personas y la formación de equipos de alto rendimiento.

14 Comments

  1. Responder Alberto

    Es una sensación desagradable la que se siente cuando no hay reconocimiento por el trabajo hecho y más aún cuando uno se priva de darse ciertos gustos o no priorizar cosas de mayor importancia por cumplir con la tarea propuesta. De ahí, el exceso por las expectativas . Muchas veces la realidad nos pega este cachetazo, y está en nosotros ignorar o dar la menor importancia posible a este golpe, para salir lo más rápido que sea posible de ese estado.

  2. Responder Mariana

    Reconocer la pertinencia exacta de nuestras aspiraciones sobre las personas o las situaciones… Otro desafío enorme.

  3. Responder Carlos

    Sin expectativas, no habrá decepciones. Dándole una vuelta de tuerca, tal vez sea un tema de ponerle amor a lo que hacemos. ¿Porque acaso, el amor verdadero no es dar sin esperar?.

  4. Responder Pablo Z

    Donde no hay expectativas no existe la frustración. Esta pequeña frase requiere de un desarrollo personal enorme. Logrando equilibrio emocional estaremos un paso adelante de estas situaciones, y que mejor que un coach para guiarnos en este camino!

  5. Responder Adriana Ojeda

    Así es, muchas veces permitimos que otros nos roben la paz y tan fácilmente les entregamos nuestro poder. Bonito sería conservar la sonrisa y la alegría de los propios logros, a pesar de los pesares. En este mundo, se requiere de una constante dedicación para no perder el centro. Entre la fuerza del ego y del miedo, se nos va la energía vital y así, perdemos el enfoque de permanecer en el camino de la transformación y en su lugar, nos mantenemos en el camino del sufrimiento. Hermoso ejemplo que encierra mucha enseñanza!

  6. Responder Ana

    Las expectativas son promesas imaginarias que esperamos que se cumplan, cuando nadie nos las ha hecho, en realidad. Inevitablemente generan frustración al comprobar que las reacciones del entorno no obedecen a nuestras propias leyes y escapan a nuestro control, lo cual, en el fondo, es absolutamente esperable….(qué paradoja!)

  7. Responder Claudia Sambartolomeo

    El empleado no tendría que haber cambiado su humor por un jefe maleducado..El tiene que confiar en su trabajo bien realizado y a tiempo,seguramente el jefe sabrá valorar su excelente labor. Hay que confiar en uno mismo y no esperar tanto de los otros, es decir no tener tantas expectativas

    • Responder Ricardo Zamponi

      Estimada Claudia, te agradezco tu comentario. Existe un gran numero de personas en el mundo que no les sale naturalmente felicitar a otros, y remarcan siempre lo que esta mal. No es que sean malos, sino que tienen una personalidad innata que les hace actuar así. Por otro lado, también hay un gran número de personas que solo nos dicen lo que hicimos bien, y no les sale naturalmente decir lo que esta mal, o es mejorable. Lo bueno es reconocer con qué tipo de personas nos relacionamos para no tomar personal sus comentarios. De esta forma, jefes, parejas, amigos, compañeros, etc que tienes la personal de la crítica solo en contadas ocasiones dirán un comentario excepto de crítica. Solo aquellos que son conscientes de su personalidad y de las gentes con que se relaciona lo podrán hacer

      • Responder Monserrat

        Lo mejor es no tener expectativas muy altas asi no nos decepcionamos! Creo que con la ayuda de un coach puede ser mas facil aprender a sobrellevar esas situaciones de frustracion. Saludos

        • Responder Charli

          Monse. ¿No es eso vivir una vida algo chata? ¿No te arriesgarias sufrir por un poco de placer?

  8. Responder María Cecilia

    Coincido con Ana! Y uno debería aprender a aceptar cuando no se cumplen nuestras eapectativas, aunque hayamos trabajado mucho para ello. Gracias Ricardo por ayudar a ver las cosas de forma diferente!

  9. Responder Charly

    ¿Cuál es el origen de las expectativas? ¿Por qué esperamos algo de alguien o de algo?. Sabemos que en algún momento va a llover. ¿Deberíamos salir siempre con paraguas o simplemente olvidarnos de la lluvia y cuando llueva bancarnos la lluvia estoicamente?

    • Responder ricardo zamponi

      Charly,

      Las expectativas surgen de nuestro esquema mental de como se deberían desarrollar los eventos. No son otra cosa que nuestro deseo de controlar las situaciones. El pájaro que esta posado en la rama no piensa que esta se puede quebrar, sabe que si eso ocurre, va a ser capaz de sobrellevarlo
      ¿Deberíamos salir siempre con paraguas o simplemente olvidarnos de la lluvia y cuando llueva bancarnos la lluvia estoicamente? Confiar en nuestro potencial para salir airosos del reto que nos depare el destino

  10. Pingback: El camino justo es el tuyo. | Alianza DPS

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.