El Sentido

Comparte esta historia

EL SENTIDO (O DE LA IMPORTANCIA DE TENER UNA VISION)

En el año 1163, el rey decide hacer obras en París. Elige irse en persona en el sitio de “l’île de la cité”. Llegando allí, ve a 3 talladores de piedras, muy concentrados en su trabajo. Se acerca un poco mas y le pregunta al primero:

-Qué haces “mi valiente”?

-¿No se nota? Estoy tallando una piedra, le contesta el hombre con un tono brusco.

El rey se vuelca entonces hacia el segundo tallador:

-Y tú, ¿me puedes decir lo que haces?

-Yo, Señor, trabajo aquí para alimentar a toda mi familia

En este momento, el rey observa al tercero tallador que se había quedado atrás.

-Y tú, ¿que es lo que haces?

Entonces el hombre deja de golpear la piedra, se levanta, mirando el rey con orgullo y le dice:

-Yo señor, ¡estoy construyendo una catedral!

El sentido de nuestras acciones

El primero tallador no se pregunta cual es su trabajo. No son pocas las personas  que  no se plantean este tipo de preguntas. No es que eso este mal, a veces no hace falta darle vueltas, ya que disfrutar de su actividad en el presente es mucho.

El segundo tallador es el que reconoce la necesidad prioritaria detrás del trabajo: alimentar a su familia. Este aspecto también cuenta y es autentico consigo mismo preguntarse: ¿que necesidades cubro con mi trabajo? Mas allá de las necesidades económicas, también se puede tratar de la necesidad de auto cumplimiento, de consideración, de reconocimiento, de seguridad, etc… 

El tercero tallador nos invita a levantar los ojos mas allá de la acción directa y de las necesidades para preguntarse: “¿En qué quiero contribuir con esta actividad profesional?”

Esta pregunta no es tan obvia para ciertas personas o profesiones. 

Sin embargo, la respuesta puede ser potente. Nos puede llevar a otro nivel de conciencia capaz de generar una nueva energía, ya que construir una catedral es mas motivador que tallar piedras y le da un sentido mas elevado a nuestra vida. También permite vincularnos con los otros a través de nuestra contribución, si construyo un catedral, por ejemplo, colabora con el arquitecto. Esto lo dinamiza el sentido colectivo, sobretodo, lo importante es colorear nuestra propia contribución con nuestra visión personal.

Ahora, pregúntate: “¿A que catedral estoy aportando una piedra?; ¿A qué obra final quiero contribuir?”

Agathe Bouisset
Coach pédagogique: gestion du temps et mémorisation.
Consultante en qualité des formations e-learning.
06 60 33 05 4

Artículos relacionados.

Propósito de las dificultades : Cuento Todo a su debido tiempo.

el poder de la palabra
el poder de la palabra

Nuestras expresiones nos motivan :
El poder de la palabra

Comparte esta historia

About the Author: Agathe Bouisset

Coach compremetida para acompañar a las personas en su crecimiento personal y profesional. Profesora de Francés, realiza sesiones en francés, castellano e inglés

2 Comments

  1. Responder Ricardo Zamponi

    Excelente!!!! La vision de lo que estamos ayudando a construir da sentido a nuestras acciones

  2. Responder Pedro Dominguez Polo

    Gracias Agathe! muy buen ejemplo de como el sentido cambia la perspectiva y la motivacion de las personas. La identificación con algo más grande que el individuo es un motor muy potente!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.