El búho anciano

El lago Tay es un lugar muy tranquilo en el que habitan diversas clases de aves en sus orillas. Sin embargo, aquel día el sosiego se veía alterado por el inicio de una tormenta. El viento comenzaba a arreciar y los pájaros se mecían en las ramas de los árboles. La superficie del lago dejaba su quietud para transformarse en un ir y venir de valles y montañas llenos de espuma. Una bandada de piquituertos volaba frenéticamente de un árbol a otro en búsqueda de refugio y lamentando la presencia de la tormenta. Una pareja de pigargos recién llegados de Noruega discutía acaloradamente sobre la tormenta perversa que se avecinaba. Uno de los piquituertos de plumaje rojizo se percató que un búho anciano observaba la situación tranquilamente desde lo alto de una rama.  Llamado por su curiosidad e incredulidad le preguntó al anciano 

  • ¿Es que tú no tienes miedo de esta tormenta?

Este le respondió

  • A lo largo de mi vida he aprendido a aceptar los hechos que ocurren.

Atraída por el diálogo la hembra de los pigargos le preguntó al búho 

  • ¿No crees que esta tormenta es mala y perversa?

El anciano luego de un pequeño silencio le dijo 

  • Además de aprender a aceptar lo que ocurre, la vida me enseñó a no juzgarlo. Para mí la tormenta no es ni buena ni mala.

A esa altura todos los pájaros estaban pendientes de la conversación, cuando el líder de los piquituertos lo miró seriamente y lo interrogó 

  • ¿Como puedes estar tan tranquilo ante esta tormenta?

El búho serenamente le respondió 

  • Esta tormenta al igual que otras también pasará.

La mayoría de las aves se alejaban volando en búsqueda de refugio y pensando que el pájaro anciano estaba demente.

Reflexión

En este relato el búho comparte con las otras aves comportamientos aprendidos que le ayudan en su vida. 

Aceptar los hechos, es decir estar preparados para dar lo mejor para sobrellevarlos y no lamentarse porque ellos ocurran.

Abstenerse a juzgar las situaciones ya que no sabemos en realidad cómo estas afectarán en un futuro nuestras vidas.

Desapegarse a las situaciones, ya que todas ellas son efímeras. En la vida tanto los buenos, como los malos momentos son pasajeros.

Ricardo Zamponi

¨Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma¨

Carl G Jung

About the Author: Ricardo Zamponi

COACH PERSONAL Y EJECUTIVO MBTI PRACTITIONER
Coach entusiasta , apasionado por el desarrollo de las personas y la formación de equipos de alto rendimiento.

16 Comments

  1. Responder Simón Muro

    Que lindo Ricardo! Me recuerda mucho a distintas meditaciones. Observar sin juzgar. Gracias por la reflexión

  2. Responder Ana

    Valiosas reflexiones del sabio búho y magnífica frase de Jung. Que importante es abstenerse de juzgar, más aún “por adelantado”. Gracias nuevamente, Ricardo!

    • Responder Gloria Santos

      Profundo y Hermoso, cuánta paz transmite ese búho y que buena reflexión Ricardo, justo para este momento tan especial que estamos viviendo. Gracias

  3. Responder Charly

    Gracias Richard. En esta oportunidad debo decir que no estoy de acuerdo con el dicho de Carl Jung a quien me ha inspirado con frases como “Todos nacemos originales y morimos copias”…Sobre todo en las épocas que nos toca vivir.
    Respecto de la frase ¨Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma¨, No puedo aceptar la mutilación de derechos en la que vivimos aquí en Argentina y aceptar la normalidad, sea esta cual fuere te anestesia. Estar dormido no es ser libre.
    Mandela estuvo años preso en condiciones terribles y el poema Invictus creo yo, lo salvó de la locura del cual rescato una estrofa:

    Ya no importa cuán estrecho haya sido el camino,
    ni cuantos castigos lleve mi espalda,
    Soy el amo de mi destino,
    Soy el capitán de mi alma.

    En esta pandemia nos han tratado de encarcelar de diversos modos, primero el cuerpo, ahora van por los pensamientos.
    Nunca rendirse porque aunque encarcelen tus pensamientos tu alma siempre es libre.

    • Responder ricardo zamponi

      Carlos, Gracias por tu comentario. El sentido que está empleado el término aceptación es reconocer que algo ocurre y no como sinónimo de resignación. Mandela aceptó la privación de su la libertad, pero según mi punto de vista no se resignó a que ese fuera su destino. ¨ Soy el amo de mi destino,
      Soy el capitán de mi alma. Viktor Frank lo trata muy bien en su libro ¨Un hombre en busca de sentido¨.

  4. Responder Ines

    Que lindo!! Gracias por compartirlo, creo que para vivir con mayor tranquilidad, lo mejor siempre será aceptar los sucesos tal cual son, sin juzgadorlos intentando accionar con la mayor claridad mental posible y logrando diferentes aprendizajes!

  5. Responder Marcelo

    Excelente , Gracias por compartir , las cosas hay que aceptarlas como vienen lo importante es tener la mente clara para saber como hay que reaccionar , de nuevo Gracias !!!!

  6. Responder Alberto

    Últimamente veo que me he quejado de cosas que me pasaron y con el correr de los días me he dado cuenta que fueron beneficiosas. Cuesta aceptar ciertos eventos, y es fácil juzgarlos con liviandad. Muchas gracias

  7. Responder Cristina Villani

    Aca , en Argentina , nada es natural y pasajero , la tormenta no es efimera sino Eterna ….y x aceptarla el pais da Verguenza , y su futuro tambien…!

  8. Responder Raquel Laaroussi

    Gracias amado hermano..por recordarnos que no es lo que nos toque vivir..sino como reaccionamos ante la experincia. Gracias a las tormentas nos vemos hoy fortalecidos y agradecidos con las hermosas pequeñas grandes cosas..te abrazo grande.

  9. Responder Claudia Sambartolomeo

    Qué bueno!!!!hay que saber aceptar lo que va a ocurrir sin juzgar si será bueno o malo!!!!yá que de lo que ocurra siempre aprenderemos algo,más viejos nos hacemos,más sabios nos volvemos!!!!
    Un abrazo

  10. Responder Santiago F. Valenti

    Muy buena reflexión Ricardo!
    Muy útil y oportuna para estos tiempos de Covid y tantas otras situaciones de la vida.
    Me hizo pensar mucho en algunos hechos del pasado, y como podría haber actuado entonces desde esta visión.
    Un abrazo!

  11. Pingback: El Pueblo cuento de reflexión y paz - Cuentista.es - Lee tus cuentos

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *