Malos presagios

Comparte esta historia

En Gadmen había un bosque donde vivían animales y plantas en harmonía bajo la atenta mirada de Esus, el señor del bosque. Un día fue a verlo Galvan, el halcón blanco, evidentemente alterado.

Esus le dijo

  • Buenos días Galvan. ¿A que debo tu visita?

Galvan permaneció en silencio unos minutos moviendo todo su cuerpo frenéticamente hasta que comenzó a hablar  

  • Mi señor tengo continuamente pensamientos nefastos de cosas que ocurrirán en el bosque.

Esus lo miró con empatía, pero sin pronunciar palabra alguna. El halcón continúo hablando

  • En mis pensamientos hay malos presagios. Tengo mucha rabia y cualquier situación por pequeña que sea me irrita hasta el hartazgo.

Galvan siguió hablando y alzando el tono de su voz hasta que súbitamente se quedó callado

Esus le preguntó

  • ¿Qué te impide dejar de sentirte así?

Galvan ya con un tono un poco más sereno le respondió 

  • No lo sé, es que no puedo lograr que esos pensamientos no me afecten. 

Esus seguía atentamente la respuesta de su amigo y mirándole a los ojos le preguntó

  • ¿Dónde están sucediendo esos malos presagios?

Galvan luego de un largo silencio y ya más sereno le respondió

  • Están sucediendo sólo en mi mente.

Esus sonriendo le dijo 

  • Amigo mío, ahora que eres consciente que son sólo pensamientos. ¡Disfrutemos de este hermoso día!

Reflexión

Muchas veces nos sentimos emocionalmente afectados por nubes negras que inundan nuestras mentes. Al igual que en el relato, no podemos disfrutar del presente por pensamientos sobre el futuro, cuando en realidad este es incierto e impredecible. Otras veces, no podemos apreciar el ahora por pensamientos del pasado, no siendo conscientes que los hechos del pasado no pueden alterarse.  Esus mediante preguntas ayuda a Galvan a desencadenar el proceso reflexivo y salir del círculo de los malos presagios concientizándolo que estos son sólo pensamientos y no hechos reales. 

Ricardo Zamponi

Una amiga me decía cada vez que nos encontrábamos una frase de Eleanor Roosevelt.

¨El pasado es historia, el futuro es misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente¨

En 2020 mi joven amiga Dorothy festejará 102 años de vida

Comparte esta historia

About the Author: Ricardo Zamponi

COACH PERSONAL Y EJECUTIVO MBTI PRACTITIONER
Coach entusiasta , apasionado por el desarrollo de las personas y la formación de equipos de alto rendimiento.

14 Comments

  1. Responder Pablo Z

    La única realidad es la que percibimos. La única realidad es la que interpretamos. La única realidad es la nuestra, la que creamos.
    Muy bueno Ricardo. Gracias por compartir este relato!

  2. Responder Monserrat

    Me encantó el cuento y también la frase de Dorothy!! Hay que disfrutar del presente y no preocuparnos por el futuro ya que como bien dice el relato es incierto e impredecible.

    • Responder Facundo

      El tiempo de oro, el presente! Cuantas veces vivimos con la mente en el pasado o proyectando un futuro incierto descuidando el ahora.
      Muy interesante Ricky!
      Saludos!

  3. Responder Marcelo

    Excelente , la mayoría de las veces pensamos en lo que puede pasar, basándonos en lo que paso en el pasado o en historias parecidas ya pasadas que guardamos en nuestra mente , en lugar de pensar de sacarnos esos fantasmas del pasado y actuar en el presente , Gracias por compartir .

  4. Responder Ana

    Muy bueno el relato y magistral la frase de Dorothy!! No hay más certeza que el instante que estamos transitando. Y lo peor de los malos presagios es que esa energía negativa en los pensamientos termina a veces convocándolos a convertirse en realidad. Gracias por compartir Ricardo!

  5. Responder Charly

    Gracias Richard. Una historia que trasciende hasta lo contemporáneo. Muchas veces la falta de claridad o visión de un horizonte, nos ubica en un espacio atemporal causando angustia y ansiedad. Hoy más que nunca tenemos que encontrar esa felicidad perdida. Felicidad construida de pedacitos de hermosos momentos que a veces nos pasan desapercibidos. Como la amistad, la música o tan solo esa tarde en que volvemos de un trabajo de mierda manejando una moto hacia el noroeste y en ese momento, el semáforo se pone verde y te ves rodeado de veinte, treinta motos picando todos juntos andando hacia el sol que te enceguece, y parece que la avenida Alcorta se elevara y te hiciera llegar hasta el poniente.

    • Responder Simón Muro

      Excelente Ricardo! Y tan real; solemos saltear con nuestra mente el presente que es lo verdaderamente importante.

  6. Responder María Cecilia

    Ricardo! Que bonita enseñanza! Es cierto….lo malo que pasó no se puede cambiar, y lo que podría llegar a pasar, no sabemos si realmente será asi. Gracias! Me vino re bien esta reflexión, en un momento en que mi mente está queriendo ver un aspecto negro del futuro….que ni siquiera se sabe si será así…Gracias por la inyección de ánimo! Ah! Y me encantó la frase de Roosevelt
    ¨El pasado es historia, el futuro es misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente”…Genial!
    Gracias

  7. Responder Maria

    A mí también me encantó la frase de Eleanor. Todo ayuda a disfrutar el sol que hay hoy. Es una necesidad en este tiempo despejar la mente, para que la bruma en qué está envuelto el futuro no nos agobie. Muy atinada la reflexión.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.